arte/education

Grupo Moriviví: el espacio de apoyo para la comunidad latina con cáncer

Para la celebración del Día de San Valentín del Grupo Moriviví, 30 mujeres y hombres conversaron durante una mañana, degustando de tazas de café, pasteles y un almuerzo de ensalada de frutas, pollo guisado y mangú.

Aunque ese sábado fue sobre comida y juegos recreativos, el grupo de apoyo mensual donde las personas comparten sus luchas contra el cáncer suele ser más instructivo.

“Aquí, encuentro a personas con experiencias más difíciles que las mías, así que puedo preguntarles si es normal que mis manos estén azules e hinchadas”, dijo Jakelinne Procel, de 44 años de edad, quien comenzó a reunirse con el grupo en julio pasado después de que le diagnosticaran con cáncer de mama en etapa II.

Moriviví es el nombre que eligió el grupo, desde que comenzó a reunirse en 2014 para brindar apoyo emocional y de idiomas, así como talleres de cuidado, en un ambiente de conversación para las comunidades latinas del norte de Filadelfia.

Hay una serie de grupos de apoyo para pacientes con cáncer de mama en el área, tanto de temática general (American Cancer Society) como específica (Supporting Sisters Breast Cancer Group, que se enfoca en mujeres afroamericanas o Young Survival Coalition, para mujeres menores de 40 años). Del mismo modo, dijo Marla Vega, quien coordina el grupo con María Barrera, los pacientes de cáncer hispanos y latinos tienen necesidades específicas, y van más allá de tener la opción de hablar en español.

“Hay mujeres que no tienen seguro de salud, que recientemente vinieron a Filadelfia, que no saben inglés, que no saben cómo usar el transporte público, y vamos a donde están para enseñarles cómo llegar a la ciudad”, dijo Vega, de 65 años de edad, quien trabaja en Health Promotion Counsel, la organización de servicios sociales que brinda apoyo al grupo.

De izquierda a derecha: Lilia Robinson, Jakelinne Procel, María Valles, Gladys Díaz, Martha Carvajal, Rosa Velázquez y Amanda Mejía. Participan en el grupo de apoyo mensual.

Vega no es una sobreviviente de cáncer de mama, pero su trabajo como navegante de pacientes (ayudando a las personas con problemas de seguro de salud, programando mamografías o encontrando apoyo externo) le dejó claro que estas mujeres necesitaban más orientación. Ser parte del grupo, que se reúne el tercer sábado de cada mes en el campus de Aspira en Hunting Park, puede significar conectarse con un acompañante para ir a tratamiento de radiación, o aprender las formas del sistema de autobuses de SEPTA.

“Ahora puedo ver cuáles son esas necesidades que tiene la comunidad y esta ciudad: es ese sentido de respaldo y protección que no podemos encontrar, mas que aquí”, dijo Luis Orozco, de 64 años, quien participó por primera vez ese día con su esposa. Luz, de 60 años, que ha asistido regularmente desde mayo.

Grupo Moriviví opera con una junta directiva y un plan de trabajo anual, y a medida que Vega se acerca a la jubilación, quiere establecer el grupo como una organización sin fines de lucro para dedicarle más tiempo.

“Ya sea que alguien sea diagnosticado después de una prueba regular o haya estado luchando con esto por años”, dijo, “al menos la comunidad tiene la oportunidad de reunirse y encontrar alivio aquí”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s