Investigaciones/Desastres

Estudiantes de UPenn idean proyectos de resiliencia para Filadelfia y Puerto Rico

Read in English

El residencial Luis Lloréns Torres resultaba ser el “proyecto perfecto” para analizar, según el arquitecto Nando Micale. “Se sitúa entre estos dos cuerpos de agua, fue construída sobre un lecho de manglares y es el próximo proyecto a ser remodelado por la Oficina de la Vivienda”, explicó el instructor de uno de los laboratorios de diseño de la Universidad de Pensilvania.

Las características ambientales que rodean el residencial y las políticas de construcción con que fue levantado expone a sus casi 7,000 habitantes a mayores condiciones de vulnerabilidad, como intensas inundaciones y dificultades para salir del complejo.

Este proyecto, junto a otras localidades dentro y fuera de Puerto Rico, fue uno de los espacios que 35 estudiantes de maestría en la escuela de diseño de la Universidad de Pensilvania tomaron como laboratorio de prácticas para desarrollar sugerencias y soluciones que prepararía a los puertorriqueños y los gobiernos locales ante los efectos de otro desastre natural, como el causado por el huracán María.

Estas propuestas fueron presentadas en un momento cuando el gobierno puertorriqueño esperan por la aprobación de los planes de mitigación, requeridos para la derogación de los casi 20 mil millones de dólares que han sido asignados por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, en inglés), para la reconstrucción de las infraestructuras afectadas por el paso del huracán.

Jerry Kirkland Hernández, director del programa de manejo de emergencias de Naguabo, dijo que utilizaría algunos de las soluciones presentadas por los estudiantes porque “incluyen ángulos que no se habían contemplado antes”.

Kirkland Hernández fue uno de los cuatro profesionales puertorriqueños que viajaron desde la isla, para participar como jurado en las presentaciones realizadas el pasado 18 de diciembre.

Estudiantes de planificación urbana presentan un proyecto de intervención en el río Viví de Utuado, Puerto Rico.

Dos de estos laboratorios se concentraron en proyectos de planificación urbana y arquitectura paisajística para mejorar los asentamientos humanos cercanos a la laguna San José, y en los planes de resiliencia que necesitan desarrollar los municipios de Utuado y Naguabo. Un tercer estudio creó recomendaciones para remodelar las viviendas en el residencial Luis Lloréns Torres, y el cuarto laboratorio estudió la respuesta dada por la ciudad de Filadelfia a los puertorriqueños que llegaron desplazados por el huracán.

Para el proyecto Luis Lloréns Torres, los estudiantes sugirieron la creación de una área verde junto al lecho de manglares de la laguna, para que se inunde intencionalmente durante las tormentas y reduzca las inundaciones en las viviendas; aumentar la conectividad entre los residenciales cercanos mediante la eliminación de barreras físicas como paredes y mallas ciclónicas; y la implementación de un sistema de recogida y almacenamiento de agua en caso de contaminación o corte del suministro público.

“Sugerimos que los residentes presenten sus ideas para la remodelación del complejo porque, históricamente, no han sido incluído en la toma de decisiones del lugar”, dijo Terence Hogan, uno de los estudiantes involucrados en el proyecto.

José Juan Terrasa-Soler, director for Marvel Merchand and landscape architecture professor at the Universidad Politécnica, comments on the Luis Lloréns Torres housing project.

El complejo es el segundo residencial de vivienda pública más grande por unidad de Estados Unidos, con 2,451 espacios familiares, precedido por el complejo Queensbridge en la ciudad de Nueva York.

Lisa Servon, presidenta del Departamento de Planificación Urbana y Regional de la Universidad, dijo que esta era la primera vez que las prácticas de la escuela de diseño son dedicadas por completo a Puerto Rico y la comunidad puertorriqueña. En años anteriores, se han enfocado en proyectos ubicados en Guatemala, México, Ecuador y otras ciudades de los Estados Unidos.

Estos estudios intentan proponer grandes ideas, y me pareció que las consecuencias del huracán María, y toda la historia de Puerto Rico antes de eso, era importante destacar”, dijo.

En el estudio dedicado a los evacuados en Filadelfia, los estudiantes sugirieron que los gobiernos locales, estatales y federales crean una ventanilla única, física y virtual, que podría centralizar y facilitar el acceso a la ayuda y orientación necesaria. También sugirieron establecer un grupo de trabajo para la preparación a largo plazo ante futuros eventos de migración masiva. Actualmente,hay una serie de organizaciones gubernamentales y sin fines de lucro descentralizadas, que complica la solicitud de asistencia social para los evacuados.

Otras ideas incluyen la asignación de fondos de FEMA para la vivienda temporal a un programa piloto al estilo de Airbnb, que podría ofrecer opciones inmediatas de vivienda a corto plazo, en cooperación con caseros locales; apoyar la creación de cooperativas de vivienda; y desarrollar una cuenta común de remesas para que los puertorriqueños en Filadelfia contribuyan directamente a los proyectos de desarrollo que se gestan en la isla.

“Trabajamos sobre la base de que cualquier estado o ciudad puede implementar las ideas que estamos compartiendo, ya que cualquier lugar puede ser el próximo en recibir a un gran grupo de personas debido a un desastre natural”, dijo Ariel Vázquez, instructor del laboratorio centrado en los evacuados puertorriqueños a la ciudad.

Uno de los desafíos que enfrentaron los estudiantes fue la existencia de múltiples fuentes de datos sobre la cantidad de puertorriqueños que vienen a Filadelfia después de la temporada ciclónica de 2017.

Según la Agencia de Manejo de Emergencias de Pensilvania, más de 3,400 personas se mudaron a Pensilvania en junio de 2018. De ellos, más de 2,000 se registraron a través del Centro de Servicios de Asistencia por Desastre de Filadelfia.

De acuerdo con los datos de las Escuelas Públicas de Filadelfia para el año escolar 2017-2018, 206 estudiantes desplazados se habían inscrito hasta diciembre de 2017. Al 30 de enero de 2018, según un documento de investigación publicado por el Centro de Estudios Puertorriqueños en Hunter College, 414 los estudiantes desplazados se inscribieron en el sistema.

José Ríos comenta sobre los proyectos desarrollados por los estudiantes para reconstruir y preparar al municipio de Utuado ante otros eventos naturales.

José Ríos, presidente del consejo municipal de Utuado, dijo que las presentaciones de los estudiantes arrojaron luz sobre los recursos que los funcionarios locales aún no habían considerado.

“Estos proyectos nos dan una idea de lo que tenemos y, en múltiples ocasiones, lo que no sabemos que tenemos”, dijo. “Las personas fuera de Puerto Rico  ven nuestro valor, recursos y potencial”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s