Visitas inseguras

No. Yo quisiera discutir al respecto, pero es sabido que el turismo es uno de los pilares de la economía dominicana y la criminalidad es uno de los flagelos sociales que más le afecta. Cuidar 11 millones de dominicanos no es tarea fácil. Proteger 10 millones de visitantes, así como se lo ha propuesto el gobierno, tampoco debe serlo…

¿Son suficientes las acciones estatales para velar y mantener seguros sus ciudadanos? ¿Cuáles medidas se aplican para cuidar los que visitan Quisqueya?

Si hemos de profundizar al respecto, les cuento que el embajador de los Estados Unidos de América en la República Dominicana organizó un encuentro junto a los ciudadanos estadounidenses residentes y visitantes en el país durante la mañana del miércoles 15 de octubre de 2014, en el restaurante Jazz del Presidential Suites by Lifestyle Holidays Vacation Resorts en Puerto Plata.

La ocasión, como toda actividad diplomática y de mercadeo personal, buscaba mostrar la figura de James (Wally) Brewster como un hombre entregado al pueblo que representa y dedicado al accionar conjunto entre su Madre Patria y el gobierno dominicano.

Además, procuraba responder a una serie de cuestionantes que parecen haber florecido en los últimos años en materia de seguridad social y migración.

En la reunión, James Brewster se dirió a ciudadanos que decidieron hacer de República Dominicana el lugar para escaparse de la mecánica del día a día o que lo han escogido como su segundo o nuevo hogar. Lo hizo de la mano del director del Cuerpo Especializado de Seguridad Turística y del director de la Policía Nacional Dominicana Regional Cibao Central.

Embajador de los Estados Unidos de América en Santo Domingo.
James Brewster, embajador de los Estados Unidos de América en Santo Domingo.

Al traducir algunas palabras de su discurso, el embajador manifestó una gran preocupación por la seguridad de los ciudadanos estadounidenses que visitan y residen en suelo dominicano. Razón por la que la embajada se esforzaba en apoyar y auspiciar el traslado del sistema 9-1-1 a la ciudad de Puerto Plata, donde se concentran la mayoría de los estadounidenses en la Región Norte, según indicó.

El crimen está en contra del crecimiento de la economía de los pueblos. El crimen afecta el desarrollo del turismo. Entendemos que este es uno de los factores que más aporta a la economía dominicana hoy día y es necesario respaldar las iniciativas necesarias para resguardar el bienestar de los 1.3 millones de estadounidenses que visitan este país cada año“, citó James Brewster.

Ciudadanos estadounidenses procedentes de diversas regiones del país norteamericano no quedaron satisfechos con su discurso. Algunos consideraron que por el hecho de ser extranjeros o ser percibidos como “gringos” tienen “alta probabilidad” de ser víctimas de atracos y robos, “como lo han sido en ocasiones anteriores”, mencionó una tejana impaciente.

Un caso aislado que se une a las incertidumbres de nacionales, franceses, canadienses, españoles, holandeses y latinoamericanos que también se recrean en este país.

No puedo juzgar si los esfuerzos que se llevan a cabo son suficientes, considerando que la criminalidad es una problemática que viene alimentada por una serie de factores sociales como el desempleo, la alta tasa de deserción escolar, el desequilibrio social, la injusticia, la corrupción y demás temas de discusión de la palestra pública.

Pero sí podemos inferir la existencia de una situación puntual: una marcada preocupación por el futuro del turismo en Dominicana; la seguridad de su gente, del que llega y se va; el crecimiento exponencial de la economía de los países de la región y de la tasa de criminalidad en los espacios destinados a la recreación colectiva.

Aquí tenemos otro caso aislado ocurrido el lunes 1 de diciembre de 2014 en la estación de combustible Sigma, ubicada en el sector de Arenoso, en la ciudad y provincia de La Vega. El joven, quien se fue identificado como visitador médico, se encuentra ingresado en el Hospital Traumatológico y Quirúrgico de La Vega.

//

Anuncios