Privado & Público

10 pedazos de Jesenia De Moya C.

No hace tanto estuvo en repentina boga la tendencia social en que una persona retaba a otra a contar 10 cosas sobre ella. Fueramos figuras públicas o no, lo interesante era ver si nos atrevíamos a exponernos ante los demás a la vez que intentábamos demostrar ser honestos.

Me retaron en aquel tiempo y quiero responder tarde al llamado. Yo siempre he tratado de ser transparente y coherente. Por eso, muchos saben mucho sobre mí. Además, un ser que nace en tierra estadounidense y es criada en suelo dominicano no puede esconderse mucho; siempre la estarán vigilando y ya sabemos quiénes.

Pero lo privado es lo privado. No cuento mis penas, ni mis alegrías, ni mis sentimientos hacia otras personas de manera pública porque considero que el derecho a la intimidad existe hoy día si cada quien hace que se lo respeten. Y creo que lo más oportuno es reincidir en los detalles que ya muchos conocen sobre mí y que justifican mi manera de ser, quien soy y lo que hago.

Más sobre mí…

Tengo un plan de vida porque creo en el apoyo de seres naturales y sobre naturales para el logro de metas que buscan el beneficio del colectivo. Por eso, uso un amuleto en mi pierna izquierda desde 2003 -como lo hacían los taínos para relacionarse con los dioses, que les ofrecían protección y benevolencia divina-.

Fruto de que no me ato a las comunes premisas de imagen, no tengo intención de trabajar en medios televisivos, pues considero que refuerzan estereotipos innecesarios, en ocasiones, y es más lo que pierdes de ti en esencia que lo que renumera el trabajo.

Además, tuve un accidente en 2007 que fracturó mi cavidad máxilofacial y ya “no soy apta para salir en televisión”, lo que evidencia las injusticas de los paradigmas sociales y de imagen (una vez más). Por el hecho de que espacios como los medios de información desvinculan al ser humano de su esencia real es que amo lo natural: el humano en su propia presencia, en medio de plantas y animales silvestres, lo que equilibra la realidad, mi realidad.

Y algo esencial dentro de esa naturaleza, la que tenemos todos, es la voluntad de relacionarnos, comunicarnos, de equivocarnos. Son de las acciones más innatas que conocemos y que la sociedad ha querido segregar en favor del desarrollo de industrias y modelos de pensamiento, y que ahora reivindica a su manera.

Eso me lleva a ser una amante de la lectura, espacio que considero ser uno de los únicos hábitos que liberan a los humanos de ataduras prefabricadas, como esta propia tendencia social de contarles 10 cosas sobre mí.

Vivir estos tiempos y caer en tentaciones como estas son momento para aprender y viéndole el lado positivo, es una de esas oportunidades con las que se puede alumbrar a los otros y que entiendan que una manera de ser un ente de gran reconocimiento social, lo que aparentemente todos queremos hoy día, es ser honestos con nosotros mismos.

“Honestidad: la mejor de todas las artes perdidas”, Mark Twain.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s